Brócoli con anacardos y parmiggiano

Brócoli con anacardos. A estas alturas de la película, sabemos que el brócoli es un super alimento, junto al bimi y kale.

El brocoli es un alimento que nos ayuda a mejorar nuestra salud. Nos proporciona el 135 % de su valor diario de vitamina C, vitaminas A, B1, B2, betacaroteno, alfacaroteno y pequeñas cantidades de B3, B5, B6, B9 y colina. Potasio, manganeso, fósforo, calcio y hierro.

Podemos cocinar el brócoli de muchas formas. Un día lo hice en tortilla de calabacín y tofu, muy saludable. Un humus de brócoli y anacardos, un Dip delicioso. También recuerdo hacer unas deliciosas croquetas de brócoli que te comerías 10 sin parar (risas).  Son realmente muy sanas, ya que suelo poner el mínimo de aceite.

Ingredientes para 2-4 raciones:

3 cucharadas soperas de anacardos sin tostar

50 g de leche vegetal de soja o similar

30 g de queso parmeggiano

AOVE prensado en frío

50 g de agua mineral

1 brócoli y medio

Pimienta rosacrema de brocoli y anacardos

Para decorar el plato:

Estoy cultivando germinados y brotes. La verdad que no es nada fácil, porque a veces se mueren, pero yo sigo.!

He puesto brotes de capuchina, germinados de albahaca negra, y albahaca blanca.

 

 

Elaboración:

En un recipiente con abundante agua y un puñado de sal, hervimos el brócoli durante 3 minutos. Refrescamos el brócoli con agua y hielo. Escurrimos y reservamos.

Ponemos en un vaso grande de batidora el brócoli, (yo he utilizado un tuper cuadrado alto), añadimos la leche, agua, anacardos, queso, aceite. Rectificamos de sal si es necesario.

Trituramos hasta que nos quede muy fino. Si nos queda espeso podemos añadir mas leche o agua.

Emplatamos la crema en un plato. Decoramos con los brotes y germinados. Ponemos unas lascas de queso, y unas gotas de aceite alrededor de la crema.

Nota: Servimos esta crema de brócoli  tibia o caliente. He probado comerla en frío, y no me ha gustado. Yo he puesto muy poco aceite, ya que estoy de dieta, si no lo estás puedes poner más aceite.

Puedes poner los germinados que tengas a mano, o comprar los que más te gusten, o quizás te apetece cultivarlos tú.