Sex, fun and love

En 1980 empecé a fabricar bisutería, unos años después vendía en Barcelona mis creaciones en  unos almacenes muy famosos, si, esos que todos estáis pensando y en tiendas de mayoristas.

Me movía mucho por tiendas de ropa, a veces hacia collares a juego con el vestido, ahí es donde conocí a Desigual, una marca desconocida ya que eran sus inicios. La  crearon en 1984 los hermanos Christian Meyer  y  Thomas Meyer, dos tipos muy inteligentes que casi 30 años después siguen triunfando.

Recuerdo una colección que hice de collares étnicos, por llamarle de alguna manera (antes no se utilizaba esta palabra) eran largos de madera con piezas desiguales, y de muchos colores. Siempre me ha gustado hacer este tipo de collar asimétrico que cada pieza va a su aire, que no cuadra con el otro lado, son muy divertidos.

Si los volviera hacer le irían perfectos a la moda de Desigual, sus creaciones son atemporales, cada año que pasa sus estampados siempre están de moda, guardan siempre una misma similitud.

¡Desigual me encanta! Porque la vida es chula!

 

 

 

 

 

 

 

Fuente de las fotos: loffit Abc

Publicidad