soldadito de pavia1

Ya os conté que había encontrado un bacalao genial, pero resulta que el otro día fui a un supermercado diferente y no había del que yo compro siempre,en vez de un  lomo entero era en dos trozos, no me gusto mucho la calidad de este. Total, que hice un trozo y guarde el otro en al nevera, como llevaba ya tres días y no sabia que hacer con él, hoy mira por donde en la televisión me ha dado la idea, estaban hacíendo”Soldaditos de Pavia”. Así que me he dicho, voy  a darle mi toque particular a estos “Soldaditos de Pavia con crema de Bogavante”.

Una receta más para incluir en los aperitivos navideños. Me ha gustado mucho, y ese toque con la crema de bogavante le ha dado un toque delicioso. Además esta salsa la podemos hacer con gambas, cigalas, merluza, rape. etc.

En el bar  Casa Labra de Madrid se siguen sirviendo estos Soldaditos de Pavia. Si quereis saber más sobre el origen de esta tapa, Apicius en su blog La cocina paso a paso lo explica estupendamente bien.

crema de vogavante

Soldaditos de Pavia con crema de bogavante

Ingredientes:

  • 250 g de bacalao al punto de sal
  • 1 bote de crema de bogavante
  • Aceite de girasol
  • 1 c/c de bicarbonato
  • 1/2 vaso de leche
  • 100 g de harina
  • Azafán
  • Sal

 

 

soldadito de pavia

Elaboración:
En un bol ponemos la leche, el azafrán, la harina, bicarbonato y mezclamos hasta tener una pasta sin grumos, nos debe quedar un poco densa.

Escurrimos bien el bacalao y lo cortamos a tiras, las ponemos dentro de la mezcla. Ponemos en  un recipiente  el aceite, y cuando este caliente  se fríen los trozos,  cuando tenga color dorado los sacamos, y lo pasamos a papel absorbente.

En un bol ponemos la salsa de bogavante y una cucharada del rebozado,(osea de la mezcla de harina) añadimos un hilo de agua y mezclamos hasta que nos quede cremosa.

La ponemos en un cazo al fuego y la cocinamos unos tres minutos. Si es necesario añadimos mas agua.

Emplatado:

Ponemos un montoncito de crema de bogavante en un lado de la pizarra,  y con una cuchara hacemos una lágrima, y ponemos tres Soldaditos de Pavia por ración, y listos para disfrutar.